Local

alt

El profesor de historia Javier Gavira Gil, catedrático de la Memoria Histórica en Marchena, recuperador nato de historias injustísimamente olvidadas, riguroso historiador y persona noble y luchadora, ha muerto esta tarde después de una larga enfermedad, paradójicamente 80 años después de que el Golpe de Estado fascista tomara Marchena un 20 de julio de hace 80 años.


Concretamente entre el 20 y el 22 de julio, Marchena se convertiría en una de las primeras ciudades tomadas por el ejército sublevado desleal a la República, proveniente de Écija y bajo el impulso de Juan Sanz Hens tomó Marchena, controlando el Ayuntamiento democráticamente elegido, la torre de Telefónica y la muralla de Marchena, entre otros puntos, y triunfando también con el apoyo de militares del cuartel de la Guardia Civil de Marchena y por aire del Aeroclub de Sevilla, que repartía pasquines instruyendo a la población de 'cómo actuar' en el Golpe de Estado.

El discurso dos días antes de Queipo de Llano en Sevilla había espoleado a los traidores de la República, que en Marchena fusilaron a 200 personas, y a partir de ahí conocemos historias documentadas y rigurosas fruto de un exhaustivo trabajo de investigación en archivos civiles y militares y que han dado una sacudida a la historia de Marchena de manera que ha sido extraída de los polvorientos cajones donde muchos la quisieron guardar, donde permanecía oculta.

Irrefutablemente enriquecido con testimonios de vida, Javier Gavira Gil ha desenterrado entrañas de miseria, dolor, vidas rotas y sobre todo, caminos de una injusticia vil que todavía permanece vigente para vergüenza de muchos de nuestros dirigentes.

alt

De esta manera libro clave de Historia de Marchena, desgarrador y trabajado con precisión y amor a la verdad de nuestro pueblo, 'La Guerra Civil en Marchena (1936-1939), en busca de una historia oculta' es obra que como tuve la oportunidad de manifestar en las últimas jornadas de Dignidad y Memoria, aparte de referencia para nuestro pueblo debe ser libro obligatorio al menos de lectura en los institutos de nuestra localidad y donde incluso tuvo la generosidad de incluir a cada víctima de los sublevados franquistas, aunque se contaran con los dedos de la mano al lado del pelotón de más de 200 fusilados que dejó el crimen golpista en Marchena, amén de la represión correspondiente. Recientemente ha coordinado la obra 'Primaveras de Memoria', presentada en el último acto público en el que se le recuerda, apenas dos meses atrás, el 1 de mayo, en la Inauguración de las Jornadas de Dignificación y Recuperación de la Memoria Histórica.

Desde la plataforma de la asociación Dignidad y Memoria ha organizado 11 ediciones de estas espléndidas jornadas que han ido repercutiendo cada vez en mayor medida en la concienciación sobre los episodios históricos y sus consecuencias en el devenir del tiempo. Cultura y conocimiento se han tendido la mano en este espacio de una calidad técnica y humana excepcional ya consolidado en nuestro pueblo.

alt

alt

Gracias al trabajo que ha impulsado en Marchena, hoy tienen los defensores de la democracia y libertad su monumento en nuestro cementerio con sus nombres grabados a fuego, hoy el callejero ha desarrollado algunos cambios de plena justicia que hacen ser a nuestro pueblo vanguardia de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica que impulsó el gobierno de Rodríguez Zapatero, desapareciendo algunos de los nombres de infausto recuerdo. 

Hoy 80 años después, en la Sala Carrera, el espacio museístico y biliográfico de conocimiento en la sede de DIME es digno de conocer para cualquier marchenero interesado por su historia reciente.

Ha sido Javier Gavira trabajador incansable para aunar a familiares de marcheneros o personas que fueron en Marchena represaliadas y asesinadas, y que por el miedo y silencio desconocían la historia de su familiar a ciencia cierta, de historias de desarraigo que ha fundido en abrazos de reencuentros y en encuentros entre quienes siendo sangre de su sangre no se conocían y que en Marchena han tenido su momento de acceso a la verdad, siempre emotivo y reconfortante.

La Puerta de la Memoria amanecerá más triste mañana despuñés de que este marchenero de 1965 haya perdido la vida mientras dormía esta tarde en su casa, tras una larga enfermedad.

Javier Gavira que tantas historias nos ha traído de jornaleros,trabajadores, políticos democráticos de una talla humana imborrable, maestros, empresarios también de la época republicana, mujeres y tantas personas perseguidas por defender sus ideas o ser familiares de quienes la defendieron, ha fallecido, pero no la esperanza y el tesón de sus compañeros de filas que han hecho aún más grandes en equipo la asociación Dignidad y Memoria, al punto de ser Marchena requerida por la jueza Servini, de Argentina, para con el testimonio de Antonia Parra ir completando una investigación de los crímenes franquistas que España, aún intoxicada por demasiados tentáculos de la dictadura, no asume. 

A pesar de los obstáculos, e incluso la burla que aún hoy algunos responsables políticos del Estado, articulan sobre la Dignidad y Memoria en toda España y la oposición a ella de una parte de la población, Javier Gavira al frente de DIME siguió la línea recta con el mérito aún mayor por hacerlo en un país que en contra de otros europeos, sigue sin reconocer abierta y oficialmente el genocidio franquista.

alt

alt

Sus alumnos de los institutos de Puebla de Cazalla y del IES Isidro de Arcenegui de Marchena, igualmente se encuentran consternados, pues siempre las últimas graduaciones fueron un espacio académico donde se le recordó por su espíritu sociable, cercano hacia los alumnos, crítico y libre, evidentemente de la misma manera que por su profesionalidad.

Últimamente, paradojas de la vida, se solía despedir de ellos, y de todos los demás con quienes conversaba, bajo la expresión de ¡Salud!', la que hoy ya ha dejado de asistirle para que este marchenero de 1965 permaneciera unos años más con todos nosotros en su Patria Marchena.

Es de los 'imprescindibles' en la famosa cita de Bertolt Brecht, indiscutiblemente de los hombres imprescindibles que han pasado por Marchena, y ese callejero que cambió por suerte su nomenclatura, debe guardar para él una calle más pronto que tarde.

Descanse en Paz, Javier Gavira.

alt

¡Salud y República!

 

 

 

 

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2