Hermandades

La Banda de María Santísima de la Palma tiene una peculiar paradoja pero no por ello contradicción. Pertenece a la hermandad de la alegría, del júbilo de Domingo de Ramos y de palmas y olivos, pero los sones de su banda son de misterio y dolor. De este corte, muchas de las agrupaciones y bandas de nuestro pueblo, junto con la de Virgen de la Oliva de Véjer de la Frontera y Nuestra Señora de Valme tocaron marchas de quebranto que nos pusieron en ambiente para la Semana Santa en el certamen organizado por la banda de la 'Borriquita'.


Cada una de las seis bandas presentes, además de las mencionadas, las de Sagrado Corazón, Nuestro Padre Jesús y Nuestra Señora del Carmen y la del Dulce Nombre de Jesús, ofrecieron tres marchas en este concierto que se prolongó desde las 20:45 a las 23:25 horas del sábado en la sala municipal de Cultura, donde la asistencia de público fue menor de la esperada, aunque no por ello bajó la calidad de las marchas.


Marchas para acompañar el sufrimiento en cruz en muchos de los casos, unas veces para reflejarlo fiel, otras para aliviarlo y mecerlo con dulzura en el tránsito hacia el final, pero siempre música de quebranto, dolor y misterio, de callejones estrechos en la noche de primavera.


Y de esta forma, la primera en saltar al escenario fue la Agrupación Musical de la Virgen de la Oliva de Véjer de la Frontera, que dio una gran imagen de seriedad y compenetración entre sus músicos, sobrios, elegantes y firmes que con una bonita cadencia en el tamborileo se estrenaron con Gitano de Sevila para pasar a tocarle a Jesús del Silencio y ofrecer para cerrar una espléndida "Al Tercer Día", marcha de pena y melancolía majestuosa.


Esta banda ha recorrido muchos rincones de Andalucía a lo largo de sus 18 años de historia y cuenta a sus espaldas con tres discos, Nazareno, Cruz de Pasión y XV Aniversario, además de haber participado en certámenes junto a las mejores bandas de Andalucía y ser premio Ciudad de Véjer de Cultura. Su presencia en las semanas santa de Cádiz, Jerez y alrededores, las más señeras de Córdoba como Cabra y Puente Genil y Morón, Marchena o Utrera, son credenciales de primera categoría que demostraron sobre el escenario. Este año tocan en Véjer Cádiz Capital, Cabra y San Fernando y su director musical es M. Ángel Román. Al final, les fue entregado por José Manuel Melero un cuadro de reconocimiento por su participación en esta XIX edición del Certamen, al igual que lo recibieron las demás bandas.


Con las notas de presentación de Antonio Giraldo y José López en referencias al "divino azul del cielo" y al "milagro de la primavera" cuando se hace Semana Santa en la Marchena "de azahar e incienso", llegó el turno segundo de la noche, que le correspondió a la Banda de Cornetas y Tambores Sagrado Corazón de Jesús, que demostró en las tres marchas que tocó que no se quieren desprender tan fácilmente de "la humildad y paciencia" que les caracteriza y siendo la más novel de las bandas cofrades de Marchena a pesar de sus 11 años de historia, progresa cada vez mejor.


Debió marcharse con la cabeza alta el director Antonio Ruiz, así como los músicos, que tocaron Oración de Gloria, un 'Con aires de Armonía' que van haciendo cada vez más propio, cada vez más suyo, cada vez más sensible al oído del público y Nazareno de la Salud de estruendo de tambores, marcha de paso firme en las largas rectas de los pasos de misterio.


La banda marchenera tocará esta Semana Santa en Martos, el Domingo de Ramos, Ubrique, Miércoles Santo; el Jueves Santo en El Rubio y el Viernes Santo por la mañana en Montilla y por la tarde en El Saucejo.


A continuación, la Agrupación Musical Dulce Nombre de Jesús, que venía de dar un concierto la noche anterior con motivo de la presentación de su disco "30 años, a Mi Niño Nazareno", dio buena muestra de algo que fundamentalmente le caracteriza por encima de todo, la armonía; de ahí el temple excepcional con el que se escuchó A ti Padre y esos redobles con explosión final de sonidos y que despertó los aplausos continuos del público en la marcha a Tu Bendita Piedad.


Juan Carlos Berdugo, director de La Borriquita pero de una u otra forma siempre también vinculado a la agrupación hermana del Dulce Nombre de Jesús, se declaró con el corazón partío en la entrega del reconocimiento a José Manuel Olmedo, pues la noche anterior había estado con su banda en Dos Hermanas y el domingo, en Los Palacios. Hay agenda apretadísima a estas alturas y expresó que en esa noche de viernes "un trocito de mi corazón estaba aquí", a lo que correspondió el Dulce Nombre en la memoria de Sergio Rodríguez "En tu cielo de Palma".


Siguieron las bandas marcheneras tocando en este certamen, aunque la siguiente con mezcla local y paradeña desde la fusión que se produjo hace varios años con la banda de Nuestra Señora del Carmen de la localidad vecina.


Llegó la primera marcha, Enmanuel, donde se produjo uno de los grandísimos momentos de la noche, con un solo de corneta de los que quitan el sentido y hacen fugaz y eterno a la vez el tiempo. ¡Grande Óscar Montero!, que sería felicitado y agasajado por sus compañeros de forma efusiva a la finalización del concierto, porque puso toda su alma y calidad musical en 45 segundos que envolvieron a todos en una atmósfera distinta a lo común, en esa marcha de cruz y hondo pesar que convirtió la centuria romana en una inmensa alegría de la suerte de estar escuchándola.


Gran interpretación para gran marcha la primera, mientras que en la segunda se empleó un tono más melódico dentro del estilo de centuria para dedicársela "A Nuestra Señora del Carmen” y cerrar con “Nazareno de tus lágrimas” esta centuria que cuenta con el sello cigarrero en la dirección musical de Dionisio Buñuel y que hará acto de presencia esta Semana Santa en Isla Cristina, Herrera, Montellano y el Viernes Santo en Marchena.

Fueron todas las agrupaciones y bandas recibiendo el cuadro conmemorativo también por parte del Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Paz, Alberto Balda, y el secretario, Ignacio Oropesa.


Posteriormente, de azul aviación y rojo burdeos con una estética militar, tocó la Agrupación Musical de Nuestra señora de Valme (Dos Hermanas). Uniformidad militar en el son de Cristo de la Sangre, vientos de Esperanza en Resurrección Soleana y una “Pasión” en la que daba la sensación por el equilibrio de la banda de que fueran marchando, fueron los sones con los que participó en el certamen esta agrupación musical.


Cerró la banda anfitriona el certamen; la banda de cornetas y tambores de María Santísima de la Palma, dirigida por Juan Carlos Berdugi y Jos'e Montes, y que abordó escenario con una profundamente triste Verónica, de Martín Puerto, que recuerda a los sones de la banda cuando el Santo Entierro baja por el tiro en su salida de Santa María, aunque para reproducir sones de la muerte de Cristo Luz de mi urna, del marchenero José Manuel Moya Bonilla.


Concluyó el certamen con los requiebros del “Sentimiento Gitano” y la interpretación del himno nacional de España. La banda de la ‘Borriquita’ pisará en Domingo de Ramos Marchena para de nuevo tener el privilegio de que sean suyas las primeras notas que suenen desde el costado de San Agustín, acudirá el Miércoles a Écija con la hermandad de San Gil, el Jueves pondrá música al caminar del Cristo de la Vera Cruz y el Sábado Santo al Santo Entierro de Cristo con paso de por medio tras el Cristo de la Paz en la tarde del Viernes Santo de Osuna.


Recorridos de sones sin los cuales no se puede entender la Semana Santa y que desean salir a su hábitat natural que es el de la primavera explosionando en las calles.


 

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2